jueves, 24 de noviembre de 2016

Mejor debatir realidades ajenas

'Mejor debatir realidades ajenas'
JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 24 de Noviembre de 2016 - 06:08 CET.

La sociedad cubana, saturada por la propaganda que el Partido Comunista
impone a través de los medios estatales, ha permutado su interés hacia
realidades foráneas. En hogares, parques, paradas de ómnibus, centros
laborales o de estudios, los ciudadanos debaten con frecuencia sobre el
acontecer internacional, pero no por la información que proporciona la
prensa oficial, sino por aquella que consiguen en canales de Miami
captados ilegalmente u otras vías.

"El cubano se ocupa, incluso llega a tener más conocimiento, sobre la
realidad de otros países, mientras cada día se muestra menos interesado
por su entorno nacional", dice el profesor Leónides Gómez.

"Una breve mirada a los puntos de acceso WiFi en la Isla bastaría para
confirmar que las nuevas tecnologías, y el aún restringido acceso a
internet, derrotaron al Departamento Ideológico del Comité Central", señala.

En los puntos WiFi algunos buscan información alternativa a la que
ofrece el Gobierno, pero la mayoría prefiere utilizar el carísimo tiempo
de conexión para el contacto con amigos y familiares en el exterior, y
para la evasión. La apatía es otra realidad incontestable en un país que
se jactaba del compromiso político de sus ciudadanos.

A pesar del asedio policiaco para desarticular conexiones de redes
clandestinas y las antenas parabólicas que captan las señales
televisivas de Miami, muchas barriadas se benefician de esas
"alternativas que ofrecen entretenimiento e información menos politizada
y censurada".

"Hace más de cinco años en esta casa no vemos televisión cubana, ni
siquiera Telesur porque prefiere mostrar la realidad cruda de
Latinoamérica, pero no la cubana", dice un residente en Cayo Hueso.

"Si queremos enterarnos de lo que pasa en Cuba, vemos los noticieros de
Telemundo y Univisión. Es verdad que la televisión de afuera
(extranjera) tiene mucho contenido publicitario, pero incluso preferimos
eso a tragarnos una programación repetitiva, politizada, con consignas
envejecidas que aburren", añade.

Las recientes elecciones de Estados Unidos representan un punto de
referencia sobre dónde está el interés de la sociedad y a través de qué
canales prefiere "informarse y ser parte del mundo", señala la estilista
Beatriz Bustamante.

"Tanto Univisión como Telemundo se convirtieron en los canales del
cubano jodido, obstinado de tanto discutir sobre una realidad que no ha
cambiado en 50 años, de denunciar los mismos temas en las mismas
reuniones cederistas o del sindicato", añade.

¿Evasión o hastío del discurso nacional?

Estudiosos oficialistas de las ciencias sociales se han quedado sin
argumentos para llamar "enajenación" o "diversionismo ideológico" al
hastío de la sociedad civil. Ahora recurren a "términos como
multiculturalismo, globalización o injerencia de bajo perfil", considera
Inés María, miembro de la Fuerzas Armadas.

"La responsabilidad del fenómeno, en gran medida, se debe a una mala
política sobre los medios de comunicación. La Revolución siempre tendrá
la voluntad de abordar con trasparencia nuestras dificultades e
insuficiencias sociales y culturales, de ofrecer información y promover
el debate", agrega la militar.

"Es cierto que perdemos terreno, pero ello no se debe a una desconfianza
del pueblo ante el liderazgo del Partido, sino al enfoque poco objetivo
de nuestros medios sobre nuestra realidad", dice.

"Paternalista", "machacona", "oxidada", "insufrible", "poco atractiva" o
"muy política"", son algunos de las referencias que los jóvenes cubanos
emplean para describir a la televisión y al conjunto de medios de
comunicación estatales.

En los canales extranjeros, los jóvenes "vemos telenovelas, animados,
películas o eventos deportivos", dice Amanda, estudiante universitaria.

"No es un problema ideológico ni político, es un problema de calidad de
vida, de elegir qué quiero para entretenerme en mi tiempo libre. No
todos podemos estar equivocados y es imposible que todos seamos 'el
enemigo'", razona.

"Quienes no tienen 'la antena', porque no pueden pagar los cinco CUC
mensuales, recurren al Paquete. La cuestión es que si la Mesa Redonda y
el Noticiero no muestran nuestra realidad, entonces nos buscamos otra",
agrega.

Pero no solo los jóvenes evaden "el discurso nacional" y la "propaganda
ideologizada", dice José Carlos Méndez, estudiante de enfermería.

"Somos todas las generaciones, toda la familia, toda la comunidad. ¿Qué
sentido tiene debatir sobre nuestra realidad? Vivimos en un país donde
los problemas tienen más expectativa de vida que un ser humano",
comenta. "¿Hago mal, entonces, en proyectarme hacia afuera? Hoy es
Telemundo o Univisión, pero la evasión puede ser hacia cualquier señal
que no sea el NTV".

Source: 'Mejor debatir realidades ajenas' | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1479916718_26921.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada