jueves, 24 de noviembre de 2016

Cuba, el país de las mentiras largas

Cuba, el país de las mentiras largas
Demasiadas falacias nos han acompañado a lo largo de esta dictadura. La
última, a cargo del historiador René González Barrios
Jueves, noviembre 24, 2016 | Tania Díaz Castro

LA HABANA, Cuba.- A partir de aquella mentira en que Fidel Castro montó
un falso escenario ante un periodista norteamericano, con el fin de
aumentar ante sus ojos el número de guerrilleros en la Sierra Maestra,
demasiadas, burdas y largas mentiras nos han acompañado a lo largo de
esta dictadura.

En Cuba mienten los dirigentes castristas y, como reflejo, miente su
prensa nacional. Mienten además los cubanos que se autotitulan
revolucionarios, esos que, según aclaró Raúl Castro en julio de 2011,
"…poseen una doble moral, son indiferentes y representan una barrera
psicológica formada por la inercia", una inercia que, según nuestro
inolvidable colega Oscar Espinosa Chepe, se debe a la frustración de los
cubanos, desengañados por tantas promesas incumplidas.

Pero que mientan también los historiadores de estos tiempos es demasiado
grave. Es como si vendieran sus almas al Diablo por unas migajas de pan.

Hace apenas unos días, precisamente en el periódico Granma, el
historiador René González Barrios, nada menos que presidente del
Instituto de Historia de Cuba, se llenó la boca para decir que "cuando
el mundo comenzó a vivir momentos de ansiedad y conmoción, en medio de
la posible hecatombe, un pueblo entero, sin perder el sueño ni la
cordura, se dispuso a morir, si fuese necesario, en aras de su dignidad".

Le sigue una panfletada de párrafos que mejor ni copio. ¿Quién le dijo a
este personaje que todo un pueblo estuvo dispuesto a morir durante la
Crisis de los Misiles, si nada sabía? ¿Cuándo se le consultó al pueblo
para instalar armas nucleares en nuestro territorio? Ni siquiera en un
mitin político a la usanza de Fidel, con unos miles de partidarios como
multitud?

Si no perdimos el sueño fue porque ignorábamos lo que estaba ocurriendo
entre la Casa Blanca de Kennedy y el despacho, en algún lugar de La
Habana, de Fidel Castro.

Luego termina González Barrios su escrito, diciendo que Fidel brilló
como estadista y estratega diplomático.

Como estadista, ha fracasado durante más de medio siglo, sobre todo
ahora que se sigue ocupando desde 2011 del cultivo de la moringa, para
desarrollar la industria autóctona. Como estratega diplomático, el mismo
González Barrios se desmiente:

México, Venezuela, Argentina y República Dominicana enviaron tropas y
medios militares de combate para el bloqueo aéreo-naval de Estados
Unidos a Cuba, mientras Ecuador, Colombia, Costa Rica, Honduras, Haití,
Guatemala y Perú esperaban para integrarse a dicho Bloqueo.

Puede decirse que fue el primer y último bloqueo a Cuba.

El "brillante estratega diplomático" perdía así a América Latina,
mientras sólo una apretada camarilla gobernante temblaba de pies a
cabeza ante el posible accionar de los 42 cohetes nucleares soviéticos,
traídos de forma oculta a tierras cubanas.

El final de esta historia no lo dice el señor González Barrios.

El 20 de noviembre de 1962, el gobierno de Estados Unidos puso fin al
bloqueo, en coordinación con los principales países latinoamericanos y
la URSS comenzó a retirar su armamento nuclear, a pesar de la oposición
de Fidel Castro, quien ni siquiera como brillante estratega diplomático
formó parte del acuerdo final.

Comprendo al historiador González Barrios. A fin de cuentas, es sobre
todo, un coronel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Source: Cuba, el país de las mentiras largas | Cubanet -
https://www.cubanet.org/opiniones/cuba-el-pais-de-las-mentiras-largas/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada