domingo, 20 de noviembre de 2016

Cuando el pan es también la medicina

Cuando el pan es también la medicina
LUZ ESCOBAR , La Habana | Noviembre 20, 2016

La esquina de Infanta y San Lázaro apenas despertaba de su siempre
agitada noche de viernes. En la panadería del restaurante El Biky,
Carlos Bernabé probaba un dulce tras otro. Frente a una exquisitez
rellena de coco, el exigente comensal sugería que en el lugar "solo la
madalena es mejorable".

Lo dijo con conocimiento de causa, porque este español proviene de una
familia de panaderos en Valencia y preside la empresa Indespan. Su
inquietud por explorar nuevos horizontes lo ha traído a la Isla varias
veces al año en el último lustro. Asegura que su meta por estos lares es
impulsar "la innovación en el sector de la panadería y dulcería".

Bernabé le da un mordisco a su dulce y bebe un sorbo de café. Explica
que su firma ha hecho investigaciones e innovado "en el campo de la
panadería saludable". Tras los cristales de la cafetería en que conversa
con 14ymedio , el sol empieza a colarse por todas partes, desafiando las
nubes y el tráfico.

Hace más de un año el emprendedor vino para formar y capacitar a los
empleados de la panadería La Antigua Chiquita, y afirma que ese lugar
"desde entonces se ha dedicado de manera exclusiva a la elaboración de
panes y dulces para la población celíaca". Un trastorno que obliga a
quienes lo padecen a comer alimentos sin gluten.

Bernabé se ufana de que los panes y dulces elaborados bajo los métodos
de su empresa "se convierten en medicamentos"
Bernabé se ufana de que los panes y dulces elaborados bajo los métodos
de su empresa "se convierten en medicamentos". Evalúa la iniciativa que
comenzó en el local de la calle Carlos III como "un éxito rotundo"
porque es "la primera panadería en toda Cuba que ofrece productos de
gran calidad para la población celíaca" y ha mantenido una oferta estable.

El empresario no ha querido quedarse solo en La Habana y el proyecto se
expande a otras provincias. En su su último viaje ayudó a "capacitar a
la segunda panadería sin gluten para celíacos", ahora en Santa Clara. En
esa tarea lo acompañaron dos panaderos de su equipo en Valencia.

Para los empleados cubanos "era totalmente desconocida" esta forma de
preparación pero luego de tres días de prácticas "ya saben elaborar
diferentes tipos de productos como panes, pan de hamburguesa, pizzas,
panetelas y madalenas", asegura el presidente de Indespan.

En estos años, mientras promueve sus ideas en la Isla se le han acercado
en sus presentaciones "desde niños llorando" hasta "madres de hijos
adultos que por fin podían comer un pan caliente". Encontró a muchos que
se sentían excluidos socialmente porque en las fiestas y actividades
recreativas "todos los dulces contienen harina, contienen gluten", lo
que representa un peligro para su salud.

El viernes pasado Bernabé hizo una demostración en el Sylvain de la
Calzada de 10 de Octubre en La Habana en la que elaboró panes y dulces
para diabético, "con cero azúcar", enfatiza.

Explica que en este camino de introducir fórmulas y métodos de una
alimentación saludable en Cuba, ha encontrado "mucho apoyo" y "los
responsables de la panadería se preocupan mucho". Mantiene "una
conversación fluida con todos los implicados para que no falle el
suministro" y así se evita "que los celíacos dejen de tener su alimento,
su medicina".

El panadero no se sacia en cuanto a proyectos. Tiene previsto aumentar
la variedad de los productos y en su próximo viaje planea traer "pasta
sin gluten para que el celíaco en su casa se pueda hacer espaguetis,
canelones y lasaña".

Calcula que se necesitan más de "quinientas panaderías de ese tipo" en
todo el país para satisfacer la demanda. "Lo importante es iniciar el
camino y que luego se ofrezcan las facilidades necesarias a los
cuentapropistas para que puedan continuar", apunta en relación con el
sector privado.

Sin embargo, para lograrlo "lo más importante" es "mejorar el
abastecimiento de las materias primas". En sus conversaciones con
emprendedores cubanos ha percibido que su "problema principal son los
insumos", mantener un suministro "para hacer un pan para diabéticos u
obtener una pre mezcla".

Habrá que "facilitar en un futuro muy próximo el que los particulares
puedan abastecerse de la materia prima necesaria para dar a la población
un producto de calidad", puntualiza Bernabé. Contar con un mercado
mayorista parece un sueño todavía, pero aunque los proyectos marchan "de
forma lenta" el panadero cree que "hay que darles un empujón".

Source: Cuando el pan es también la medicina -
http://www.14ymedio.com/nacional/pan-medicina-cubanos-Cuba-Carlos_Bernabe-celiacos_0_2112388745.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada