Loading...

martes, 13 de marzo de 2012

El oro en cuatro patas

El oro en cuatro patas
Martes, 13 de Marzo de 2012 04:45
Odelín Alfonso Torna

Cuba actualidad, Arroyo Naranjo, La Habana, (PD) Lo que es beneficio
para unos pocos y adversidad para la mayoría, a la larga o a la corta
perdura. Hoy el exorbitante precio de la carne de cerdo en Cuba es otro
cumplido a los lineamientos partidistas del General en Jefe Raúl Castro.
Solamente 7 de las 150 mil toneladas de carne de cerdo, producidas en
2011, se reservaron para la venta liberada a la
población.carne-de-cerdo_cuba

El 90% de la producción porcina en Cuba, según el Ministerio de la
Agricultura, se destina a la sustitución de importaciones. Esto quiere
decir que existe un volumen de importación de carne de cerdo
–considerable o no- del que no se tiene conocimiento. Mucho menos se
conoce el destino que coge esta carne de primera.

Cuba, a través de la comercializadora Alimport, compra más del 70 % de
los alimentos en el exterior. De Estados Unidos, el enemigo histórico,
pago al cash mediante, importa pollo, carne de cerdo y otros productos.

El precio de la carne de cerdo comenzó su línea ascendente en la navidad
de 2011. Desde entonces, su precio -aunque en algunos establecimientos
permanece topado a 40 pesos- puede llegar a alcanzar los 50 pesos (2.76
dólares) por cada libra.

Llama la atención como más del 90 % de la producción nacional de carne
de cerdo queda en manos del Estado, quien delega en la Industria
Alimentaria la compra y venta al por mayor. Dos tercios de esta
producción, según reconoce el propio gobierno, proviene de los criadores
particulares contratados.

Muchos cubanos, a pesar de la situación económica y el cerco a las
ilegalidades, aseguran sus crías de traspatios, ya sea para consumo
personal o para venderla a intermediarios.

El incremento en la producción de carne de cerdo apenas creció en 2 mil
toneladas más que en 2008 (148 mil toneladas de cerdo en pie). Por
entonces, el precio de la carne de cerdo deshuesada no sobrepasaba los
30 pesos cada libra (1.60 dólares). Y eso fue en un año que sufrimos en
menos de un mes el azote de tres huracanes.

Pero, ¿a qué se debe el desabastecimiento de la carne de cerdo hoy,
principalmente en la capital?

En el espacio habitual de la periodista oficial Talía González,
transmitido el jueves 1 de marzo, en el Noticiero Nacional de Televisión
(NTV), esta sentenció que la "distribución a la población, hoy, no ocupa
el lugar más importante". Sin embargo, en un reportaje publicado al día
siguiente por el periódico Granma, a cargo de los periodistas Leyanis
Infante, Sheyla Delgado y Robert Torres, se expone que "el problema
capital del desabastecimiento del cerdo no está en su distribución, sino
en la insuficiencia de los volúmenes y en las entregas desbalanceadas".

A mi juicio, el problema del desabastecimiento no estriba en la
producción y distribución de carne, el ciclo reproductivo o el
sacrificio de animales con menor tamaño y peso, o la prioridad de
comercializar más cerdos en el último trimestre de cada año. La
proliferación de puntos de ventas agropecuarios particulares, los más de
mil cuentapropistas con expendio de comidas que dependen de esta carne
como plato fuerte y la especulación con el precio, hacen que esta no
llegue a los puntos de ventas estatales.

Por otra parte, ni en el reportaje de Talía González o en el publicado
en Granma el pasado viernes 2 de marzo, se dice que Estados Unidos vende
a Cuba carne de cerdo.

Lejos de la sarta de problemas en la empresa socialista, los
lineamientos del Partido que parte al medio y su cuento del nunca
acabar, toda justificación pesará sobre la población. Y la carne de
cerdo producida por el Estado –sí, porque la de res son palabras
mayores- también llega a los vendedores particulares. Mejor ni pregunten
quiénes son los especuladores del oro en cuatro patas.

Para Cuba actualidad odelinalfonso@yahoo.com

http://primaveradigital.org/primavera/component/content/article/129-comercio/3602-el-oro-en-cuatro-patas.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada